sábado, 22 de enero de 2011

La vida


Avanzas, creces.
Inventas nuevas rutinas, colores, miradas, vidas.
Todo lo nuevo es bienvenido en un intento desesperado por no mirar lo que se acerca.
Cada mañana, abrir los ojos es una aventura, la promesa de un minuto, de una hora, tal vez de una noche más. Desde que te lo diagnosticaron te duele tu sangre contaminada, pero no por eso bajaras el rostro, el amanecer está para admirarlo con la frente en alto. Y la vida para recorrerla con el corazón bombeando fuerte.
¡Y pensar que antes de saber el resultado de ese análisis, para vos, la vida no era otra cosa que transitar sin novedades!

7 comentarios:

MIMOSA dijo...

Lo que nos puede cambiar la vida, cuando nos damos cuenta que se nos puede escapar de las manos!!!
Un texto para reflexionar. Bello.
Un abrazo inmenso.

Torcuato dijo...

Gran verdad en muchas ocasiones.
Besos, Diana.

escarcha dijo...

gracias por pasar
Mimosa, Torcuato!

Su dijo...

Al menos una situación así tiene el lado positivo de podernos sacar de la monotonía y la rutina en que hemos convertido nuestra vida para valorar al máximo todo lo que nos rodea.

Abrazos

escarcha dijo...

muchas gracias por pasar Su!

Andri Alba dijo...

Hola querida escarcha. He hecho pausa musical para venir de mi pequeño descanso a disfrutar de la creatividad de la esfera electrónica, leyendo y comentando posts realmente buenos, como este, que refleja cómo la vida cambia en un momento y cómo la empezamos a valorar tras una infortunada noticia. Algunos se lo toman como una oportunidad para vivir de verdad, otros para desear irse más pronto.

Un fuerte abrazo,

Andri

escarcha dijo...

Andri Alba siempre es un gusto que te pases por aqui
SALUDOS!