sábado, 23 de octubre de 2010

Aquí me encontrarás

Te fuiste una mañana lluviosa y te negaste a mi compañía bajo el pretexto de que me mojaría.
Me pasaste la mano por la cabeza y prometiste volver... ¡lo prometiste!
Llegó la noche, subió el sol, me iluminaron las estrellas, las nubes del mediodía me despertaron, la brisa de la noche me hizo tiritar.
Me prometiste volver... ¡lo prometiste!
Todos fueron buenos conmigo, cada día me alcanzaron un poco de comida y no faltó quien me quiso llevar como su compañía. Pero no concibo la idea de abandonar el lugar y que vuelvas y no me encuentres, aquí estaré esperando lo que deba esperar.
Me prometiste volver... ¡lo prometiste!
Te juré lealtad desde el primer día... aquí me encontrarás.

12 comentarios:

HÉCTOR RIVERO dijo...

Huumm, ¿será un travieso perrito o un lindo gatito? ;)

MALENA dijo...

Nadie debería quedarse varado en mitad de un camino esperando a quien le ha dañado, pero ell@s lo hacen y a eso se le llama: Lealtad, algo q muchos animales ¿humanos? borraron de su conciencia, soltando lastre para seguir viviendo mientras su corazón y su alma viven en continuo estado de putrefacción..

Me encantaría q lo publicaras en el país de los bosques la semana q viene, D, pero sólo su tú quieres..

Q sigas escribiendo así, mi niña,

Tq,

Male.

escarcha dijo...

MALE CUANDO VOS QUIERAS ALGO PARA EL PAIS DE LOS BOSQUES SÓLO LO TOMAS Y LO LLEVAS, ES PARA MI SIEMPRE UN HONOR MUJER!!!

escarcha dijo...

gracias por pasar Rivero.
Ayer vi una nota sobre un perrito que había esperado a su dueño frente a un hospital muchos años, el hombre nunca había logrado salir con vida de ahí, pero el perro lo esperó. Me conmovió tremendamente, ¡tanto! que tuve que tomar la lapicera y sacarmelo del sistema.

HÉCTOR RIVERO dijo...

Hay un video muy conmovedor sobre la increible lealtad de un perro, creo que es de tu país, no sé, pero lo buscaré y si lo encuentro te lo envio.

Musaraña dijo...

Es curioso porque este texto me recuerda a Frankestein que lo estoy leyendo ahora. Sólo que aquella horrible criatura no se queda a esperar.

Un beso

FRANZ dijo...

Que valientes aquellos que esperan aunque sufran...
pero a veces no es necesario hacerse daño esperando algo que nunca llegará, ni volverá, saludos

escarcha dijo...

SALUDOS FRANZ, GRACIAS POR COMENTAR

MIMOSA dijo...

Es un escrito sobrecogedor y triste, pero la realidad de cada día, ¿cómo es posible que el "ser humano" sea tan insensible?
Besos tesoro.

escarcha dijo...

gracias Musa y Mimosa por pasar.
Amigas queridas!!!

Ana Galindo dijo...

El tiempo,...para el amor, a veces es invisible. El espacio para el amor...intangible. ¿Qué más da si espero, si mi espera me proporciona lo que necesito?

¿Qué sabe nadie de lo que necesita quien permanece esperando?

escarcha dijo...

excelente arista de la espera.
Saludos Ana!