domingo, 17 de octubre de 2010

Libertad condicional

Está sentado sobre el césped verde recién cortado, con las piernas extendidas, jugando a estirar y encoger los dedos de los pies.
¡La voz que lo llama suena tan lejana!
La suave brisa le da de lleno en el rostro y aspira con profundidad la humedad que destilan las plantas cercanas a él. En el centro de su pecho desnudo, tiene todavía los pétalos de la margarita desojada, las mira y suspira.
La pelota de plástico yace a unos metros, dormida en vestigios de barro, perdiendo su silueta a base de patadas, la mira y sonríe.
El tirón de orejas lo levanta casi hasta hacerlo saltar, intenta escapar pero no puede.
Se viene el baño con el maldito shampu metiéndose en los ojos, la tarea con las vomitivas sumas y restas, la cena con esos asquerosos brócolis y la cama con el coco en el ropero.

8 comentarios:

MALENA dijo...

Dulce, Hermoso!!
Buen día amiga! Feliz semana!!

Male.

escarcha dijo...

feliz semana para vos también amiga!

Los pretendientes de Ligeia dijo...

Que poco dura siempre la libertad. Saludos

Renate Mörder dijo...

La felicidad a los ocho años;D
Es genial que puedas escribir relatos oscuros y que escribas esto tan lindo. Me encantó, sos una genia
Renate

escarcha dijo...

GRACIAS LIGEIA Y RENATE POR LOS COMENTARIOS!!

Torcuato dijo...

Pero con la mamá cerca.
Me has recordado cuando era niño.
Gracias Escarcha.
Un beso.

HÉCTOR RIVERO dijo...

Me has evocado cuando niño me escondía entre los matorrales para no ir a la escuela... eran momentos de sublime libertad...Abrazos

escarcha dijo...

gracias por pasar torcuato y rivero!!!