domingo, 28 de noviembre de 2010

¡Cuando me encuentren!

Me desperté con la lluvia en el cuerpo, después de tantos días de calor, ¡de descomponerme al sol!
Siento la brisa, hoy tal vez el viento lleve el hedor y mi cuerpo sea descubierto.
Hey! ¡por aquí! ¡hombre! ¿que no lo huele?
Que tristeza ver la belleza que antes me identificaba convertida en gusano y larva, en odio y venganza.
Cuando me encuentren, podré salir tras él.

10 comentarios:

Andri Alba dijo...

Entre la tristeza y la muerte, a veces tan equiparable, lo único que se puede esperar, es que quiera más personas a quienes dejar en el estado de putrefacción que dejó a quien dejó ahí tirado en el suelo a merced de los elementos.

Un abrazo,

Andri

MIMOSA dijo...

¡¡UFF!!
¡Qué angustia ser ese cuerpo!
Tremenda belleza la de la imagen!!

Torcuato dijo...

Buen doble sentido que se presta a varias interpretaciones.
Un beso, escarcha.

escarcha dijo...

gracias Andri, Mimosa y Torcuato por pasar

HÉCTOR RIVERO dijo...

Hola, Diana. Me acuerda este texto a la novela DESDE MI CIELO, que luego hicieron película.Se presta para muchas interpretaciones, desde la psiquica a la espiritual. Va un beso, amiga.

escarcha dijo...

un beso Rivero, gracias por pasar

carlos de la parra dijo...

Excelente construcción.
De nivel de matemática compleja.
Incita a leerlo varias vece y multiplica resultados.

escarcha dijo...

gracias por el comentario Carlos

MALENA dijo...

Mejor salir pitando.. :)

Anónimo dijo...

He querido publicar algo como esto en mi sitio web y esto me dio una idea. Saludos.